On The Raw: “Climbing The Air refleja una conexión más profunda entre todos los instrumentos”

Cuando uno se topa con el grupo instrumental jazz fusión On The Raw y se sumerge en el descubrimiento de sus dos álbumes, “Big City Awakes” (2017) y “Climbing The Air” (2019), una de las primeras sensaciones es que se tiene entre manos algo único elaborado con mucho mimo desde Barcelona. Con motivo de la presentación de “Climbing The Air” (2019) en Madrid el próximo 9 de mayo, el equipo de Defector Music sortea una entrada doble para acercar la experiencia On The Raw a todos los lectores y fans. Para participar, comenta en esta publicación por qué te gustaría asistir a la Sala Clamores con nosotros.

80575742_3396243087083670_7664847440154984448_o

Defector Music: ¿Cómo describiríais vuestra banda para alguien que no solo no ha escuchado vuestra música antes, sino que no ha escuchado música jamás? ¿Y vuestros álbumes, “Big City Awakes” (2017) y “Climbing the Air” (2019)?

On The Raw: Primero de todo, ¡mil gracias por la entrevista y por vuestro constante apoyo! Bien, aunque siempre es difícil describirse a uno mismo, podríamos definir a On the Raw como una banda “fusionadora” de estilos muy diversos y en la que la libertad creativa de sus miembros solo está limitada por el equilibrio y la musicalidad de la obra, en su conjunto.

“La libertad creativa de los miembros de On The Raw solo está limitada por el equilibrio y la musicalidad de la obra en su conjunto”

Respecto a nuestros álbumes, “Big City Awakes” (2017) y “Climbing the Air” (2019), diríamos que ha habido una evolución clara en el segundo, aunque solo sea por el hecho de que Toni [bajo] y Pep [saxofón y flautas] tuvieron menos ocasiones de intervenir en el proceso de composición del primero, ya que se incorporaron con el proyecto iniciado. En este sentido, “Climbing the Air” (2019), con los cinco miembros desde el comienzo, refleja una concepción más compleja de las composiciones y una conexión más profunda entre todos los instrumentos. Se ha abierto la paleta de colores con matices de jazz, rock progresivo, electrónica, latin… y estamos muy satisfechos con el resultado. Lo cierto es que, hasta el momento, hemos recibido decenas de críticas increíbles desde muchos lugares del mundo, y nos han incluido en más de media docena de “TopTen” de medios internacionales especializados, compitiendo con bandas legendarias… Para ser un proyecto 100% autoproducido no nos podemos quejar, en absoluto.

DM: ¿Cómo es vuestro proceso creativo antes de poneros a componer? ¿Y vuestro proceso compositivo?

OTR: Nuestro “modus operandi” en el proceso creativo y compositivo suele ser siempre el mismo. Todo se inicia con una idea o un riff inspirado por fuentes muy variopintas. Normalmente situaciones vividas en el plano personal, social, político… Esta idea, más o menos trabajada, se presenta en el estudio a propuesta de alguno de los miembros. A partir de ahí, cada uno se encarga de diseccionarla, trabajarla, llevarla a su terreno y ponerla en común con el resto. En ese momento se construye cada tema, dejando volar la imaginación de nuestros instrumentos y dando, eso sí, una relevancia clara a las melodías. En ocasiones, los temas se desarrollan de forma intuitiva y rápidamente aparecen bajos, guitarras, baterías, vientos… casi definitivos, en las primeras pasadas. Y en ocasiones, ocurre también que nos enrocamos en algún pasaje que no funciona y a pesar de darle trescientas vueltas, lo acabamos desestimando.

“Todo se inicia con una idea o un riff. A partir de ahí, cada uno se encarga de diseccionarla, trabajarla, llevarla a su terreno y ponerla en común con el resto”

DM: ¿Vuestro tema “Moneypenny” del último álbum “Climbing The Air” (2019) es un homenaje a la señorita Moneypenny de la saga James Bond? Si es así, ¿por qué decidisteis rendirle homenaje?

OTR: Efectivamente, así es. El tema fue aportado al estudio por Jordi Amela [teclados, piano] y en él se rinde homenaje a los personajes olvidados. A esos secundarios, en cualquier equipo o empresa, que trabajan duro para mayor gloria de otros. Esos pequeños eslabones que hacen el trabajo “sucio”, dan estabilidad a los proyectos… y a los que nadie recuerda. Moneypenny es un personaje de cine, muy representativo en este sentido, y ahí va nuestro pequeño homenaje.

WhatsApp Image 2020-03-01 at 21.49.23
Fotografía: Vic Salda

DM: ¿Cómo ha sido vuestra experiencia en la industria musical española? ¿Y la internacional? Relacionado con este tema, si hubiese un “Ministro de la Industria Musical”, ¿qué ruegos y quejas le trasladaríais?

OTR: Personalmente, el panorama ha cambiado muchísimo en los últimos años. El nivel cultural / musical del país está en franco retroceso. No solo porque nos gusten o no nuevos estilos que todos conocemos, que formaría parte de una lógica y sana diversidad, sino porque el arte se enfoca, cada vez más, desde un punto de vista exclusivamente lúdico, por no decir ya lucrativo.
Por eso, más que una queja que por supuesto le trasladaríamos, nuestra recomendación a ese “Ministro de la Industria Musical” sería que hablase y escuchase mucho a los músicos. Que viajara por Europa. Allí todo es diferente. Los artistas están más cuidados, no solo por la administración, sino también por la gente que acude con asiduidad a los conciertos. Que se acerca a ti y te traslada gran afecto y respeto por tu trabajo, te compra tu disco y te pide que se lo firmes, que te hagas una foto junto a ellos… Realmente, su concepción de la música está más próxima al arte o a la cultura, que al ocio o al negocio. Es decir, una visión completamente contraria a la que tenemos en nuestro país que es, más bien, industrial y cortoplacista. En España, a diferencia de otros países de Europa como Francia o Suecia, el apoyo de la administración a los artistas, vía subvenciones, formación, equipamientos…. es nulo. Por lo tanto, en este entorno tan adverso, muy pocos músicos aspiramos a poder vivir de nuestro trabajo.
La mayor parte de lo que se produce y consume hoy en día en España no trascenderá más allá de una década, porque es auténtico fast food cultural, en mi opinión. No como las grandes obras de la música o del arte, concebidas desde una perspectiva muy diferente y que perdurarán durante siglos como patrimonio de la humanidad.

“En Europa, la concepción de la música está más próxima al arte o a la cultura que al ocio o al negocio. En España, el apoyo de la administración a los artistas es nulo”

DM: ¿Alguna anécdota interesante que os puso a prueba y os hizo crecer como músicos, individual o colectivamente?

OTR: Bueno, anécdotas, hay centenares… ¡No recuerdo un solo bolo en el que no fallara algo! Un envío, un cable, una tarjeta de sonido, un micro, un conector, el Mac, las proyecciones… Y lo cierto es que, en todas ellas, crecemos como banda, sobreponiéndonos y trabajando en equipo. Ahora bien, como destacable, recuerdo el último Festival Crescendo en Francia, tocando en pleno agosto a las 17h con más de 40ºC, con el sol de cara, sudando como si hubiésemos caído en un estanque… A Pep le faltaba el aire, a mí [Alex Ojea, batería] se me escurrían las baquetas, a Amela se le cayó un soporte con equipo electrónico que, además, comenzaba a fallar a causa de la alta temperatura. Hasta el punto de que tuvimos que parar, recién comenzado el bolo, para reiniciar el Mac, la tarjeta de sonido, etc., y poder continuar. Meses de preparación cuidando todos los detalles, pero nunca esperas algo así. Fueron unos minutos que se nos hicieron eternos, más todo lo que vino luego tocando en circunstancias adversas, pero conseguimos mantener la calma y tirar para adelante. Y no lo debimos hacer del todo mal, porque el público estuvo muy agradecido en todo momento. Cómo debió verse desde fuera, que hasta incluso los amigos de Subterránea que estaban acreditados titularon la crónica de nuestro bolo como “los cinco héroes de Saint-Palais” [risas].
¡La verdad es que fue una anécdota para recordar!

DM: Vuestra trayectoria es totalmente independiente, sin discográfica ni promotora, ¿cierto? ¿Cuáles son las ventajas de ser independientes? ¿Qué añoráis de una relación con una discográfica, promotora u otra empresa especializada?

OTR: Así es. Llevamos años, incluso desde nuestras respectivas etapas con Harvest, Dracma o Apple Smell Colour compitiendo, sin red, en un mundo que ya no tiene fronteras, para lo bueno y para lo malo. La parte positiva es clara. Tú tomas tus propias decisiones, hasta incluso en temas tan críticos como hacia dónde quieres enfocar tu música, prescindiendo de visiones comerciales o empresariales, sin un rumbo predefinido, escribiendo tu historia, día a día, nota a nota… Esa independencia es maravillosa.
Pero esto también es un arma de doble filo, ya que la cruda realidad nos dice que, para que un proyecto prospere en todos los ámbitos -incluido el económico-, el barco lo deberían gobernar personas ajenas a la banda y que no estén “contaminadas”. Buenos capitanes con formación, orden, presupuesto y una hoja de ruta clara que generalmente los músicos no tenemos. En ese sentido, muchas veces se echa de menos el poder centrarte en “tus zapatos”, en tu música y no tener que simultanear tareas administrativas que no dominas, relacionadas con la parte menos artística de una banda. Aprovecho para agradecer a Defector Music su desinteresada colaboración y apoyo a nuestra banda y a otras, con iniciativas eficaces e imaginativas.

“La independencia de ser 100% autoproducido es maravillosa, pero también es un arma de doble filo; muchas veces se echa de menos poder centrate en tu música y no tener que simultanear tareas administrativas que no dominas”

WhatsApp Image 2020-03-01 at 21.42.09

DM: Si tuvieseis la oportunidad de escoger un festival para tocar en España, ¿cuál sería? ¿Y vuestra sala ideal para presentar vuestra música?

OTR: Nos habría encantado tocar en el Be Prog, uno de los grandes festivales de Europa de la última década, pero me temo que ya no va a ser posible porque ha dejado de programarse. En cualquier caso, creo que es de lo mejor que se montado en este país. Cada año se superaban. Y en cuanto a la sala preferida, tanto en OTR como en proyectos anteriores, diría que la Sala Bikini, en la que hemos tenido ocasión de tocar en repetidas ocasiones y nos parece de lo mejor y más “pro” que se puede encontrar en Barcelona por equipo, sonido, ubicación, servicios…

DM: Por último, ¿qué planes de futuro tenéis? Metas a corto, medio y largo plazo como banda. ¿Os gustaría experimentar con algún otro género que no hayáis tocado aún?

OTR: A corto plazo tenemos programados varios conciertos dentro y fuera del país. A mediados de marzo saldremos a tocar por el centro de Europa en Luxemburgo, Bruselas y Colonia. Una mini-gira intensa, pero que nos apetece mucho, puesto que son plazas en las que nuestra música se respeta mucho. En abril tocaremos en la Sala Razzmatazz 3 de Barcelona junto a Your Grace de la mano de Octopuss Prods. Por último, en mayo, visitaremos la Sala Clamores en Madrid. Este último, sin duda, es una espinita que tenemos clavada desde que arrancó el proyecto OTR y que, por fin, nos podremos quitar. Nos hace especial ilusión, sobre todo porque tenemos grandes amigos allí que hace años que nos siguen, a los que queremos un montón y que todavía no nos han podido ver en directo. Haremos un gran despliegue, tanto de repertorio del primer y segundo disco, como de proyecciones sincronizadas con la música que, en nuestra humilde opinión, son un complemento perfecto para una banda instrumental.
A partir de junio nos centraremos en la composición -ya hay cositas por ahí- y por supuesto, seguiremos experimentando con nuevos géneros y propuestas musicales, colaboraciones, etc.; también en la producción de nuevo material audiovisual. Retomaremos la fórmula mágica de los Private Shows, que tan buenos momentos nos han brindado… En fin, volveremos al hábitat natural que es nuestro pequeño estudio, situado en el barrio de Les Corts.


Sigue los perfiles de On The Raw en Bandcamp, Facebook e Instagram.

Próximo concierto de OTR en la Sala Razzmatazz 3 de Barcelona (24/04/2020) aquí

Presentación de “Climbing The Air” (2019) en la Sala Clamores de Madrid (9/05/2020) aquí.

Muchas gracias a Alex Ojea y a los miembros de OTR por su participación en esta entrevista. ¡Nos veremos en mayo en la Clamores!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s